Santo Domingo, tips de seguridad si viajas sola

La Republica Dominicana en general es un país relativamente seguro para viajar sola.  Al mismo tiempo hay que ser consciente de la situación económica de la mayoría de las personas que muchos viven día al día.

Muchas veces me sentía las miradas de solo ser un objeto de deseo, a lo mejor esto pasa en la mente de los hombres en Europa también cuando camino por la calle, pero aquí se hacen mucho más evidente y directo. Aparte de la crema solar, repelente y el botiquín clásico hay más cosas que te pueden venir bien para estar tranquila y disfrutar plenamente.

  • Filtrar influencias con sentido común

Mejor no ver las noticias locales, como en general salen casos que te llenarían con más miedo. Y lo que menos debes tener es miedo para no atraer nada que realmente te daría ese miedo.

  • Camuflaje

Personalmente para mí, siendo una chica de piel blanca y pelo castaño claro lo más difícil era parecerse a los locales, para que no se vea de lejos que no eres de aquí. Evidentemente no puedo conseguirlo, pero al menos se intenta con la ropa. Fíjate bien cómo se visten los locales para intentar a parecer al menos en estilo a ellos.

  • Estar presente

Desde el primer día habla cuánto más mejor con los huéspedes dónde te quedas para aclarar todas las dudas que tengas y también para que te sientas que al menos ellos saben quién eres y qué haces allí. Intenta repetir tiendas locales, dónde te empiezan a reconocer y pregúntales cómo les va etc. Vuelve a los mismos sitios de comida, así rápido puedes hacerte ser temporalmente del barrio.

  • Check-in – check-out

Al salir del hostal siempre he dicho qué era mi plan del día, por dónde iba. Aunque en ese momento muchas veces ponían la cara de ‘qué me importa dónde vas’ me tranquilizó que lo sabían y así iba más tranquila.

  • Zonas rojas

A dos calles de diferencia puedes encontrarte en barrios dónde se pasa droga y con ello todos los personajes que eso conlleva. Investigar calles que no son recomendables al lado del mercadillo Investiga las calles y barrios que los locales no te recomiendan. Ni es bueno ir por las calles de demasiada gente, ni en las calles dónde no haya nadie. Fíjate bien en las casas y las personas con quién te cruzas, te dará una indicación en qué tipo de barrio estás. (Conseguí el mismissimo primer día de mi llegada saludar esos niños de aprox. 13-16 años que están ejecutando la parte sucia del negocio de drogas. Una vez estando allí te das cuenta dónde te has metido…menos mal que no estaba sola, no lo recomiendo)

  • Compartir es vivir y estar segura

Intenta hacer amigos temporales con quienes puedes compartir ratos y planes. Lo mejor es alguien del mismo lugar que puede enseñarte los trucos locales. También es genial juntarse con otros viajeros al final ellos también buscan lo mismo, compañía. Conversa suficiente con ellos antes de hacer planes para conocerles al menos lo mínimo que te de seguridad. Escucha tu intuición, si notas la mínima duda o mal rollo sal de la situación, despídete o di que has quedado con otra persona. Decir no está perfectamente bien.

  • Karma de seguridad y confianza

Aunque estuviera en calles que en ese momento no sabía exactamente dónde estaba, sabía en qué dirección tenía que ir y caminaba más bien rápido y con pasos firmes para que no se viera que no tenía ni idea por dónde iba. Si necesitaba preguntar por indicaciones preguntaba a mujeres. Siempre piensa en las cosas buenas que estás viendo viviendo, no desgastes energías en pensamientos malos. Confía en tu intuición, en las personas y en el universo que es muy sabio.

  • Horas rojas

La noche solo andaba acompañada o no salía. Intenté hacer mis planes para que para atardecer ya estuviera cerca o en mi hostal. La noche tiene otras reglas que el día y si es difícil acertar las del día con unos días de estancia, las reglas de juego de la noche ya podemos dejarlas para los que queden durante un periodo más largo en un mismo sitio.

  • Alcohol y drogas

Mejor no tomar ninguno de los dos. Y si ya lo tomas solo en entornos que tienes controlado, sabes en todo el momento cómo llegarías a tu ‘casa’ y con personas que ya conoces de otros días. De verdad, ya te has emborrachado tantas veces que ahora no lo necesitas. Vas a disfrutar igual o más porqué estás viviendo una experiencia hermosa, no necesitas más excitación que dejarte sentir el sitio, las energías de la gente, escuchar las conversaciones, admirar las vistas bonitas o disfrutar de las caricias de la brisa de la noche.

  • Identidad de back-up

Llevar copia de los papeles, pasaporte, seguro y un poco de dinero en una bolsita escondida, en los sujetadores o de cualquier otra manera que te sea cómoda. Así aseguras que si pierdes el bolso o te lo roban tienes lo mínimo para solucionar la situación.

  • Píldora anticonceptivo 

Tener la opción. Una de las cosas que no he preparado en mi botiquín antes del viaje y estando ya aquí busqué es la píldora para después de acción. (Evidentemente además de los preservativos) Nunca sabes que puede pasar, ocurra como ocurra tendrás a mano en el tiempo necesario para que no vuelvas con un regalito para la familia.

Cuándo estás sola, tampoco estás sola porqué siempre hay personas en tu alrededor. Pero recuerda que en el fondo siempre estás sola.