Plantación de cacao tradicional vs. diseñar un sistema agroforestal sostenible

En Ecobatey he tenido la suerte de tener la visita de Altair Rodriguez, estudió derecho y trabajó en las Naciones Unidas. Lo dejó para convertirse en experta y defensor de la implementación del gestión agroforestal sostenible y recuperación del suelo.  Una mujer inteligente, decidida y segura. Realmente fue inspiradora conocerle un poco.

Tiene una finca de familia la Finca Tierra Negra cerca de la Vega aproximadamente de 25-30 hectáreas con plantación de cacao. Gestionando la finca ella se enfrenta con todas las dificultades del cultivo de cacao y va cambiando la finca según va adquiriendo conocimiento. Utiliza la finca como un ‘laboratorio’

Participa en un proyecto financiado por la empresa de Estados Unidos que se llama Clif Bar y su actividad principal es la producción de barritas energéticas. Clif Bar entre sus empleados aplica la regla de calcular el equilibrio de ‘living wage’ y el ‘living income’, es decir calcula realmente cuánto debe ser el salario que sea digno a todos sus empleados y también empezaron a aplicar el concepto entre los proveedores. Como uno de los ingredientes importantes que utilizan es el cacao han lanzado un proyecto en parte de investigación. Vieron que incidir en el precio del cacao o café es imposible por los mecanismos del mercado, pero sí vieron que era posible mejorar la producción para mejorar la vida de los productores y aumentar ingresos.

Su hipótesis es que si a los productores enseñas la gestión agroforestal sostenible ellos mejoran su producción y el precio que les puede pagar puede ser mayor. En el futuro lo que plantean es repartir este incremento entre todos los elementos de la cadena de suministro. 

Antes de arrancar el proyecto Altair tuvo que hacer un estudio del estado actual de la producción de cacao, según ella el mayor problema que se encuentra cuando va a hablar con los productores es que aún piensan que limpiar totalmente la tierra es la solución buena para empezar la plantación. Cortan todos los árboles y plantas así realmente lo que hacen es aumentar la posibilidad de erosión eliminando el ecosistema forestal. Además, le comentan también que “la tierra allí abajo es mejor que arriba, qué suerte ha tenido a quién le ha tocado la parte de abajo”

Un ejemplo de una montaña totalmente pelada, justo al lado de una carretera dónde ya se ven los derrumbes de suelo. Las plantitas de guineos plantadas en líneas sin barreras horizontales. Cuando se ve esto Altair, se va y busca el dueño 🙂

Tanto el café como el cacao son árboles que necesitan sombra, por lo que, si les plantan en tierra sin sombra, con mucho sol nunca crecerán, ni darán frutos. Las plantaciones de café lo que he visto por la zona del monte de Mahoma se combinan con plantaciones de guineos, así tienen doble fuente de ingresos y también la sombra necesaria para las plantas de café.

Guineos ya dan sombra suficiente para la plantación de cacaos y así viven felices juntos.
Sin embargo, en el lado de la montaña que da mucho sol, los guineos no dan suficiente sombra y el suelo no es fertil la plantita de cafe ha llegado a estas alturas en 3 años.

En el proyecto la primera fase es la educación de los productores que imparten directamente los técnicos del gobierno. Altair explica la importancia de cambio de mentalidad de solo plantar matas de cacao a crear ecosistemas vivos agroforestales. Les enseñan cómo preparar un abono beneficioso para los árboles antes de plantar, también les reparten abono y plantas, les acompañan sembrando y plantando.

La mayoría de los productores les recibe con actitud abierta y positiva, pero solo hacen el cambio de gestión en un máximo de 20% de sus suelos, porqué al final gana la actitud dominicana de no confiarse en nadie. Primero quieren ver los resultados antes de perder los ingresos que llevan teniendo de la gestión que al menos les asegura vivir de día al día.

Puntos importantes:

  • Regeneración del suelo

Altair comenta que en muchos casos se encuentran con un problema fundamental, que el suelo de las fincas de los productores pequeños ha sufrido en las últimas décadas y su fertilidad está agotada. El primer paso para el éxito de productividad y sostenibilidad es cuidar la tierra casi más que a las plantas. Hay que recrear la vida de microorganismos y nutrientes, ver la proporción de nitrógeno y carbono. Si conoces bien tu tierra, sabes qué tipo de abono le va lo mejor. Aparte de la productividad la regeneración del suelo es un factor para aumentar la resiliencia contra tormentas y sequía. Como sabemos son los dos factores con que tendrán que enfrentarse cada vez más.

  • Planificación de la plantación con visión agroforestal

En la plantación tradicional se plantan las matas de cacao en líneas, es la formación peor que pueden hacer, porqué con lluvias más fuertes se lleva más fácilmente el agua la tierra, mucho mejor en forma rombos. Los árboles que deben dar sombra a las plantas de cacao tienen que estar plantados con tiempo antes o mejor ni cortarlos árboles originales de la finca.

Hay varias especies que pueden formar un ecosistema agroforestal saludable dando nutrición y sombra para las matas de cacao. Previa a la plantación se prepara el marco de siembra con los tamaños reales de las plantas y las sobras.

  • Diversificación de plantas – ingresos

Tanto el cacao como el café se llevan muy bien con los guineos como acompañamiento tradicional. Si también se plantan unos pocos aguacates pueden dar otro nivel de sombra y otro producto que se puede vender.

  • Poda correcta de las matas de cacao

En la mentalidad tradicional de los productores existe un concepto “menos ramas, menos frutos” por lo tanto no hacen una poda exhaustivita. Con una poda correcta se puede aumentar la producción.

  • Preparación de la resiliencia de la plantación para los efectos de cambio climático

Como ya hemos mencionado es importante recuperar la salud del suelo, plantar variedad de árboles para crear un ecosistema saludable agroforestal que así también será más resiliente a la sequía o a las tormentas.

  • Acompañamiento y seguimiento

En el proyecto de Altair dónde empiezan educando a los productores y después les enseñan en tierra todas las técnicas no sería útil sin darles un seguimiento de varios años. Al tercer año más o menos ya pueden ver los primeros resultados de producción, pero de allí realmente hasta el 5-6 año es dónde ya se puede ver si la gestión y el cuidado de la plantación sigue las técnicas recomendadas.

Ha sido realmente un placer poder pasar una noche de charlas y un gran paseo con Altair, he aprendido mucho de ella sobre la situación real en los campos de cacao de la Republica Dominicana.

Altair a mi derecha 🙂 su amiga y la familia Ecobatey
Deja un comentario
*
*
*