Cómo elegir ubicación de finca para huerto de permacultura

Cada vez hay más y más fincas que empiezan con permacultura, uno puede pensar que con sentido común cualquiera podría cultivar el terreno y sumarse a esta tendencia es fácil. Cuidado, esto no es así. Antes de empezar tienes que tener muy claro el estilo de vida que quieres llevar, los sacrificios que estás dispuesto a hacer y también tienes que tener claro que el trabajo de la tierra es duro no solo físicamente pero mentalmente también. Solo teniendo 100% claro el por qué y para qué podrás mantener tus ánimos en los momentos críticos.

Tras visitar varias fincas orgánicas colaborando como voluntaria de las historias y anécdotas de los dueños me quedan claro unos puntos que uno debe tener en cuenta al elegir una finca para empezar su propio cultivo ecológico.

La selección del terreno es crucial para el éxito del futuro de tu proyecto. Puedes contar básicamente que los primeros dos años vas a necesitar a dedicar a preparar la tierra, adaptar a los edificios, asegurar los suministros y preparar buenas bases para el cultivo.

¿Cómo elegir ubicación de finca para huerto de permacultura? Aka, ¿dónde poner tus huevos ecológicos?

  • Acceso a fuente de agua natural

El elemento fundamental para la vida es el agua. Con el paso de tiempo el acceso al agua se ha ido convirtiendo en un problema real para la humanidad. En este escenario elegir la ubicación de tu finca estudiando al ecosistema natural de agua que tienes alrededor, fuentes posibles.

Por ejemplo, en Ecobatey en la Republica Dominicana la finca está en un cima de monte aproximadamente a 1.000 metros. Hay 4 fuentes naturales en el terreno que suben directamente de la tierra y forman 4 arroyos. Estratégicamente es genial, porqué se puede generar electricidad hidráulica, se puede hacer canalización para el riego y como la calidad del agua es excelente también se puede suministrar la casa. Elegir finca en altura significa que el agua es más pura, menos contaminación que en puntos más bajo 

  • El clima

No hay duda sobre que el clima en todos los sitios está cambiando. Por esta razón es aún más importante estudiar bien el clima actual y también cómo ha ido cambiando en estos últimos 10-20 años. Con ello también podrás tener una idea en qué rumbo va el cambio si multiplicas por 20 los cambios de los últimos 20 años.

No obstante, la base del comportamiento del clima va a ser válida. Si ya estás en un clima que es caliente solo podrá calentar más.

  • El tipo de tierra e histórico

Después del agua el siguiente elemento fundamental es la tierra. Fíjate bien cuánto material orgánico tiene ya de base, cómo han ido cultivando en estos últimos 20 años, qué vegetación crece naturalmente en el sitio. Y de allí los diferentes minerales y composición de la tierra. Evidentemente lo mejor es un terreno que no hayan explotado en los últimos 15-20 años así su estado estará en condiciones naturales.

  • Vegetación nativa

La vegetación salvaje en el entorno o en el terreno en sí es un espejo perfecto de la fertilidad de la tierra. Cuánto más saludable es la vegetación en el entorno más fuerza va a poder pasar a tu huerto. Recuerda que las plantas también están entre-conectadas bajo tierra con sistema de hongos o simplemente con el flujo de agua y humedad intercambian información. Y será tu entorno dónde vas a vivir y pasar mucho tiempo. Si puede haber un bosque agradable que también te sirva de punto de recarga y posibilidad de escape de tu huerto y casa genial.

  • Vecindario

Aparte de la vegetación que te rodea es muy importante qué vecinos tendrás. Podrán ser apoyo importante cuando lo necesites o bloqueadores para llevar a cabo tus ideas. Conócelos bien antes de elegir el terreno, con gente humilde y sincero en tu entorno siempre mejor. Tampoco es un problema si no están cerca, de hecho, cuánto menos personas estén cerca de la finca mejor, pero asegúrate que tendrás tu base social mínimo para mantener tu salud.

  • Accesibilidad

Cuánto más lejos de grandes ciudades o urbanizaciones mejor. Que sea un lugar difícil de acceder aparte de darte un punto de seguridad es también una ventaja, porqué solo vendrán las personas que realmente deben llegar a tu huerto.

  • Colaboradores locales

Puedes haber estudiado el agua, la tierra, el clima, pero nunca tendrás la sabiduría que tienen las personas que hayan nacido en el mismo lugar y trabajan la tierra desde entonces en ese mismo sitio. Escúchales y aprende de ellos. Si puedes conseguir un colaborador local en tu finca que te ayude con los trabajos varios días de la semana tendrás un apoyo importante. El conocimiento local vale oro para entender fenómenos, comportamientos de los animales y las plantas.  

  • Comunidad potencial clientes e intercambios

Si estás planteando un huerto para vivir de ello, debes tener a una distancia viable potenciales clientes. Los mercados de las ciudades son un punto de partida buena y de allí hasta podrás crear tu propia comunidad de consumo orgánico. Como primer paso cuenta al máximo de personas tu idea de proyecto, porqué lo estás montando, cuanta las historias de tus productos, las anécdotas de producción o de creación del huerto. Con estos detalles se enamoran más fácilmente que solo el puro sabor real de tus productos. Con los vecinos también podrás formar una comunidad autosuficiente intercambiando los bienes y simplemente compartiendo la abundancia de cada uno.  

  • Paseo aéreo otras barbaridades de tráfico cercano

Como hemos comentado ya la ubicación es crucial y en la visita a las posibles fincas fíjate bien también en el cielo. Puedes estar en una ubicación que cumple con todas las condiciones importantes, pero puede tener un paseo aéreo justo por encima. Como sabes los aviones queman una cantidad brutal de combustibles que queda en la atmosfera, es justo el aire que está por encima de tu finca y también pueden caer de ello unas partículas a tu terreno. Hoy puede que solo pasen 2 aviones al día, pero piensa a largo plazo, si el turismo aumenta en la zona o abren nuevas posibilidades de negocio el tráfico aéreo también aumentará.  

  • Conocimiento inicial de permacultura

Hay talleres, cursos, videos en YouTube, pero lo más importante es vivir lo que estás planteando. Visita varios huertos, conoce varias personas que llevan muchos años haciendo lo mismo que sería tu plan, aprende las bases de ellos y también escucha bien los errores que ellos cometieron. Necesitarás armarte con respeto, humildad y consciencia.

Ver un huerto funcionando es maravilloso, pero hay un trabajo duro y constante detrás que necesita mucho esfuerzo, visión y consistencia. Espero que encuentres tu nidito orgánico si justo estás pensando en ello.

Deja un comentario
*
*
*