Deforestación en la República Dominicana – situación actual de los bosques

Cuando hablamos de la situación ecológica de un país uno de los campos que rápido puede revelar la situación del país es ver la situación de sus bosques. Aparte de mi interés especial en ellos, la gestión correcta de los bosques podría ser una de las herramientas más eficaces para combatir los efectos de cambio climático por varias razones. No solo porque funcionan como sumideros de carbono, sino que a la vez emiten oxígeno, crean ecosistemas que son buena base para la conservación de la biodiversidad y crean reservas de agua subterráneas.

Como trata un país a sus bosques revela mucho de su filosofía estratégica de uso de sus recursos y seguridad sostenible. La deforestación, especialmente de las montañas altas, tiene consecuencias críticas. Causa erosión de los suelos, afectando los ciclos hidrológicos y amenazando la calidad y disponibilidad de agua potable. Además, aumenta las épocas de sequía y, eventualmente, afecta los recursos pesqueros del mar, depositando sedimentos que dañan corales y sofocan la vida marina. También, destruye el hábitat de especies endémicas y hace que un país sea más vulnerable ante desastres naturales.

Diseño que huele a biblioteca, pero me ayudó a conectar todos los conceptos

Miremos más de cerca el caso específico de la República Dominicana. Me imagino la sorpresa y el contento de los tripulantes de los barcos de colonizadores al llegar y ver esta isla llena de bosques y vegetación silvestre. Este efecto de impacto hoy en día ya no sería tan impactante, dado que los bosques de este país han sufrido una deforestación brutal en las últimas décadas y en las costas podrían encontrar unos resorts modernos en vez de los manglares y lagunas. (Claro, si fueran colonizadores del perfil turistas de resorteo les encantaría)

Una de las cosas que a mí me sorprendieron al llegar fue que este país presenta una diversidad de zonas bioclimáticas y topográficas, que van desde secas, con una precipitación de 450 mm/año, a húmedas 2,500 mm/año, de acuerdo a la gradiente altitudinal, la cual varía entre los 40 metros bajo el nivel del mar, a más de 3,000 metros sobre el nivel del mar. Esta gran diversidad de condiciones ha dado lugar a una amplia gama de ecosistemas y hábitats, que incluye zonas áridas y semi-áridas, hábitats costeros-marinos y de agua dulce, así como ecosistemas de bosques y ecosistemas montañosos. Una riqueza sin duda, si eres consciente y lo gestionas bien.

Aparentemente no pasó así, no necesitas ir a una investigación de campo más complejo que solo cruzar el país en las guaguas y mirar por la ventana. Se destacan lomas de montañas peladas, paredes de rocas que se intuye que estaban cubiertas con tierra, pero por la erosión se quedaron desnudas, montañas con mordiscos de minería, ríos que parecen arroyitos casi sin caudal.

La deforestación es el producto de la interacción de numerosas fuerzas ecológicas, sociales, económicas, culturales y políticas en una región dada.  Son muchas las causas que han generado la deforestación actual que exhibe la RD. Podríamos agruparles en dos categorías – la primera implica aquellos factores ligados directamente al acto de tala de árboles o degradación de la tierra, denominadas como causas directas o próximas. La segunda categoría incluye factores sociales de fondo que generan las causas directas, a las que se denominan causas subyacentes. Hoy en día se reconoce ampliamente que los obstáculos más grandes para combatir la deforestación y la degradación de los bosques provienen de los sectores externos al sector forestal.

Causas directas de la DDB en la RD.

Expansión agrícola

La agricultura y ganadería constituyen el factor directo que predomina como responsable de más del 60% de la deforestación.

En la RD la expansión de las diferentes formas de agricultura y ganadería constituyen el factor directo que predomina como responsable de más del 60% de la deforestación.

En conjunto, el sector agropecuario aporta cerca del 12% del PIB de la RD. La superficie dedicada a las actividades agrícolas y ganaderas en el 2004 ocupaba el 53.4 % del país.  Los principales cultivos son los siguientes: Caña de azúcar (9.4%), cacao (4.6%), café (3%), palma africana y coco (0.4%).

Los agricultores de laderas incluyen en su mayoría, pequeños productores sin acceso a tierras propias en los valles, trabajando por cuenta propia o para los terratenientes. El 100% del café y el 30% de los cultivos alimentarios se producen en suelos de laderas, lo cual tienen impacto sobre la cobertura boscosa. Sólo desde 1910 en adelante, los agricultores tenían la obligación de pedir permiso antes del desmonte.

Cultivo de tumba y quema

 El objetivo del conuquismo por quema, es quemar la biomasa superficial del suelo, en especial la que existe en los bosques, a fin de incorporar al suelo los nutrientes acumulados en dicha biomasa para facilitar la absorción de los mismos por los cultivos, y de esta manera prepararse para el siguiente ciclo de cultivo. Por otro lado, presenta gran ventaja para los agricultores en el sentido de ahorro de trabajo y bajo costo para eliminar la vegetación.  

Esta práctica es común en la RD, principalmente en las zonas de montañas, donde la mayoría de los agricultores aplica fuego a sus conucos convertidos en matorrales y repiten el conuquismo por quema, lo que, a mediano plazo, provoca la reducción de las cosechas debido a la degradación física del suelo y a la reducción aguda de la fertilidad. La agricultura que usa el conuquismo por quema generalmente es rudimentaria, por lo que la producción por superficie unitaria es baja. Esta práctica de conucos por quema, si se pudiera darles descanso al terreno para permitir recuperar matorrales, seria reconocido como unos de los métodos agrícolas sostenible.

Monte totalmente pelado primero, después con las plantaciones

Expansión de la ganadería

La producción pecuaria es uno de los usos más importantes, en cuanto a competencia y sustitución de bosques en el país. La ganadería extensiva es el sistema de uso del suelo que ha sustituido de forma permanente la cobertura boscosa en la mayor parte del país. Tradicionalmente los ganaderos han aprovechado a los pequeños “conuqueros” para desmontar las áreas forestales y convertirlas en pastizales después de unos años de cultivo. 

Extracción de productos forestales

La extracción de productos forestales como leña y carbón, resina, cuaba, así como el pastoreo libre y ramoneo de animales, utilizados como fuentes de ingresos y medios de vida importante para los sectores más pobres de la población rural, han sido también una de las causas más relevantes.

Lo que más llama la atención es el peso que tiene la producción de carbón vegetal el cual es considerado ilegal tanto su producción como su exportación. La demanda del carbón ha aumentado con los años debido a que en el país vecino de Haití ha deforestado su país completamente. Sólo alrededor del 3% de los haitianos tiene acceso a gas licuado de petróleo (GLP) y energía eléctrica. Haití tiene forestada 3.5% de su superficie mientras República Dominicana cuenta con 40% con datos del gobierno que parecen más que optimistas viendo la realidad en los montes. Así las zonas montañosas fronterizas con Haiti tienen una presión de comercio corta y comercio ilegal importante.

Haití tiene forestada 3.5% de su superficie mientras República Dominicana cuenta con 40% (datos optimistas del gobierno)

Según Checo (2010), el volumen actual de carbón producido en las cinco provincias de región fronteriza asciende a 97,425 sacos anuales, del cual 46% es vendido localmente y 54% en Haití. Esto representa un mercado ilegal de RD$17.5 millones (US$473,958) que requiere intervenir 2,011 has de bosques.

Incendios forestales

Los incendios forestales que se repiten regularmente en las áreas de bosques de pino por razones naturales, por descuidos humanos o por manos criminales, contribuyen a la deforestación y degradación de los bosques del país (Geilfus, 2002). Según las estadísticas oficiales (Ministerio Ambiente, 2010) durante el período 1962 al 2010 ocurrieron en el país 6,678 incendios forestales que afectaron 324.227 has.

Construcción de infraestructura   

Muchos bosques del país han sido talados para la construcción de caminos, asentamientos humanos, servicios públicos, redes de transmisión eléctrica, tuberías de distribución, presas hidroeléctricas y otras infraestructuras.  Por sus efectos indirectos, la construcción de carreteras es el que más contribuye a la deforestación, tiene un impacto inmediato (deforestación) y diferido (erosión, derrumbes). Las infraestructuras productivas, como represas hidroeléctricas, complejos turísticos e industriales, y la expansión de las áreas urbanas provocan la eliminación total de la cobertura forestal.

Minería

En la RD todas las actividades mineras se realizan a cielo abierto. Los daños de este tipo de minería pueden ser no sólo en los espacios donde se produce la extracción sino también en sus inmediaciones, ya sea por la degradación de la flora y la faunal.  De acuerdo al Catastro Minero Dominicano, existen actualmente registradas cuatro explotaciones mineras metálicas, localizadas en Monte Plata, Monseñor Nouel, La Vega, Pedernales y Sánchez Ramírez. Estas explotaciones ocupan una superficie de 34,502 has. Existen otras 122 explotaciones mineras no-metálica distribuidos en todo el país, que abarcan 153,532 has.

Por su parte, la industria de construcción depende de la extracción de agregados; la demanda de agregados para la industria de la construcción se ha duplicado entre 1995 y 2000 (16 millones de m³ por año). Las operaciones mineras y las granceras han sido objeto de múltiples conflictos con comunidades vecinas afectadas y contribuyen a la vulnerabilidad frente a sequías e inundaciones, constituyéndose en una amenaza importante a la conservación forestal.

Energía

La energía que se consume en el país proviene de energías no renovables – 81.5% de petróleo y carbón mineral- y energías renovables -19.5% de plantas hidroeléctricas.

En la RD el impacto por el uso de bosques en la producción de carbón y leña ha disminuido significativamente, debido al incentivo para el uso del gas licuado de petróleo. Aproximadamente unos 265,067 hogares dominicanos (10% de los hogares) utiliza leña y carbón para cocinar sus alimentos.  

Turismo

La creciente área superficial dedicada a infraestructura turística también resulta en pérdidas de importantes bosques, especialmente en ecosistema costeros-marinos. El impacto del turismo en la biodiversidad es considerado alto en los bosques costeros, manglares y praderas marinas, ecosistemas seriamente amenazados.

Infraestructura de comunicación y urbanización

La construcción de infraestructuras de comunicación en las áreas de laderas tiene un impacto inmediato en la pérdida de la cobertura forestal; otra causa importante de la degradación y perdida de bosques lo constituye la expansión de las áreas urbanas.

Crecimiento poblacional, pobreza y analfabetismo 

El crecimiento poblacional exhibido por la RD ejerce una enorme presión sobre la base de sus recursos naturales. La necesidad de producción de alimentos expande permanentemente la frontera agrícola, haciendo que cada año la población dispone de menos tierras per cápita para estos fines. 

La gente que vive en situación de pobreza no sólo padece falta de ingresos, sino que además sufre de una serie de carencias, tales como condiciones inadecuadas de salud y educación, desempleo, exclusión social.  

El analfabetismo limita aún más las opciones de muchos porque carecen de la educación básica necesaria para llevar a cabo otras alternativas económicas a la agricultura de subsistencia. Con pocas alternativas disponibles, los pobres de las zonas rurales consideran los bosques como la solución a corto plazo de sus problemas económicos.

Empleo limitado y bajos ingresos junto a la presión demográfica, contribuyen a la deforestación, debido a que las personas en busca de trabajo tienen que elegir entre sí emigrar o dedicarse a las actividades agrícolas en las únicas tierras disponibles: los recursos forestales restantes.

Tenencia de la tierra

En la RD la mayor parte de los agricultores de laderas no tienen títulos legales de la tierra. La alternativa a corto plazo es la de talar y quemar el bosque. La poca seguridad de tenencia y usufructo de la tierra y demás recursos, y la marginalidad en relación con los mercados, desalientan inversiones sostenibles por los bajos costos de oportunidad.

La inseguridad de derechos de tenencia y uso de los recursos frena la inversión en el manejo de los recursos naturales: incluye la indefinición de la tenencia de la tierra en muchas áreas de cuencas altas y medias y la falta de derechos legales sobre los recursos forestales aún en áreas de propiedad privada.

Unas anécdotas de primera mano, conocí a Pablo, agricultor orgánico, que tenía que dejar su finca porqué los vecinos se encendieron casi cada día diferentes partes, ocupando partes de su terreno, poco a poco hicieron que sea inseguro vivir en la finca y tenía que abandonarla para seguir la lucha por vía legal que es lento y desesperado.

También comentar los casos en la loma de Mahoma, al lado de Rancho Arriba dónde bajo circunstancias no conocidas matan al propietario. Con el tiempo todo el mundo sabe que fue un delito, pero no pasó nada.

Políticas macroeconómicas y fiscales

La deforestación sólo puede ocurrir porque hay una serie de políticas estatales- sociales y económicas, que indirectamente la promueven.  Según Morell (1988) la política macroeconómica de la RD se ha caracterizado como antirrural. Desde 1966 hasta 1982, las dos ciudades más grandes del país (Santo Domingo y Santiago, recibieron un promedio del 83% de todo el financiamiento adjudicado). Proyectos de infraestructura y desarrollo energético que no toman en cuenta el valor del capital forestal perdido.

Entre las políticas gubernamentales adoptadas en la RD para facilitar el desarrollo económico en otros sectores y que resultaron en deforestación se incluyen las siguientes:

• Créditos subvencionados para la expansión agrícola y ganadera;

• Tasas reducidas de impuestos para usos de la tierra que están en competencia con el uso forestal;

• Importación libre de impuestos de equipos destinado a nuevas industrias que tienen un impacto negativo sobre los bosques;

• Los programas de colonización patrocinados por los gobiernos en los cuales los bosques fueron talados y reemplazados por una agricultura de subsistencia marginalmente productiva;

• Los subsidios “perversos” como son el subsidio total a los costos de equipo, inversión e infraestructura tanto a los consumidores de agua potable como a los regantes, y los subsidios al uso de agroquímicos. 

Ante esta situación qué medidas se está tomando el gobierno?

En el 2017 en República Dominicana se plantaron más de cuatro millones de árboles y se sembraron más de tres millones de plantas de rubros agrícolas. Principalmente café, aguacate y cacao, con lo que se impactó a miles de productores agrícolas.

Con la declaratoria del 2017 como el “Año del Desarrollo Agroforestal”, mediante el decreto número 395-16, el país emprendió el proyecto que busca transformar áreas deforestadas y estériles en zonas restauradas y fértiles.

Para el año 2018 se establecieron alrededor de RD$2,500 millones para el programa, y adelantó que se tiene previsto sembrar aproximadamente 120,000 tareas solo en materia forestal.

Resumiendo puntos sorprendentes para mí en todo esto:

  • La mentalidad de utilizar todos los recursos sin pensar en el futuro y los efectos de su uso lleva un país al borde que ser entre los primeros países de quedarse sin agua potable
  • Reacción muy lenta y reciente, la deforestación no es algo nuevo, pero programas que realmente intentan hacer algo a pararlo solo empiezan en 2017
  • Colaboraciones internacionales (ej.: Preparación para REDD+) en fase muy inicial
  • Problema de fondo serio – cambiar la mentalidad de la gente que vive en las montañas solo será posible si les dan opciones mejores y/o educación y seguimiento para mantener los sistemas agroforestales
  • Tristeza, ver un país con tanta riqueza natural históricamente y tantas personas pobres actualmente sin recursos


Tristeza, por ver un país con tanta riqueza natural históricamente y tantas personas pobres actualmente sin recursos

Fuentes:

http://www.lainformacion.com.do/noticias/opinion/columnas/10770/la-deforestacion-en-republica-dominicana
http://www.cedaf.org.do/REDD/causas.pdf
https://listindiario.com/economia/2018/01/15/498671/2018-sera-el-gran-ano-de-la-reforestacion
http://deforestacionyherocion.blogspot.com/2015/10/la-deforestacion-y-la-erosion.html
http://ambiente.gob.do/wp-content/uploads/2018/03/Memoria-Institucional-2017.pdf
http://datos.gob.do/dataset/estadisticas-de-reforestacin